Curso online sobre la Guerra Civil

30 07 2014

Julián Casanova Ruiz, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, nos cuenta la historia de la Guerra Civil española en una serie de siete videos de 6 minutos de duración cada uno. El resultado ejemplica todas las virtudes del estilo del conocido especialista de la Guerra Civil y el Franquismo: rigor, conocimiento detallado del tema y amenidad a la hora de transmitir sus conocimientos a un público no especialista. De visión recomendada.

LECCIÓN 1ª: Historia y memoria de la Guerra Civil

LECCIÓN 2ª: La violencia en las dos Españas

LECCIÓN 3ª: Una guerra internacional en suelo español

LECCIÓN 4ª: Dos formas antagónicas de organizar el Estado y la sociedad

LECCIÓN 5ª: Las batallas

LECCIÓN 6ª: La paz incivil

LECCIÓN 7ª: La Guerra Civil en los libros





CANAL EDUCATIVO ANGARMEGÍA

4 01 2014

Es un canal educativo de Youtube, creado por los profesores Antonio García Megía y Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado, y formado por una magnífica colección de presentaciones en formato de video. Es de visión recomendada para los estudiantes y todos los interesados en la Historia de España.

 
COLECCIÓN DE VIDEOS DE HISTORIA DE ESPAÑA:
 

1. EL REINO VISIGODO DE TOLEDO:


 

2. LA INVASIÓN MUSULMANA:


 

3. LOS REYES CATÓLICOS:


 

4. CARLOS I:


 

5. LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA. ANTECEDENTES:


 

6. LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA. DESARROLLO:


 

7. LA SEMANA TRÁGICA DE BARCELONA:


 

8. LA II REPÚBLICA. INTRODUCCIÓN:


 

9. II REPÚBLICA: PROCLAMACIÓN:


 

10. LA II REPÚBLICA: PERÍODO CONSTITUYENTE:


 

11. LA II REPÚBLICA. BIENIO DE IZQUIERDAS:


 

COLECCIÓN DE HISTORIA CONTEMPORÁNEA:
 

1. LA REVOLUCIÓN FRANCESA. INTRODUCCIÓN:

 

2. LA REVOLUCIÓN FRANCESA. DESARROLLO:

 

3. LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL:

 

4. LA DEPRESION DE 1929:

 

COLECCIÓN DE VIDEOS DE HISTORIA DEL ARTE:

 
1. EL ARTE ISLÁMICO:


 

2. EL ARTE ROMÁNICO:


 

3. LA ARQUITECTURA GÓTICA:


 





España. Historia inmediata

29 12 2013

“España. Historia inmediata” es una serie documental, producida y emitida por RTVE en 1985, bajo la dirección de José Luis Guarner. La serie, compuesta por 21 episodios de 1 hora de duración cada uno, es un recorrido por la memoria social y económica de la historia de España en el siglo XX con el testimonio de historiadores y testigos que participaron activamente en esos acontecimientos. La realidad de la Guerra Civil y de la Postguerra, comentada por los protagonistas que en ella participaron.

 

1. “ESPAÑA, UN PAÍS ATRASADO Y DÉBIL”:

2. “LA GUERRA CIVIL I”:

3. “LA GUERRA CIVIL II”:

4. “EL AÑO DE LA VICTORIA”:

5. “LOS VENCIDOS”:

6. “UN EJÉRCITO PROTAGONISTA”:

7. “UN VACILANTE EQUILIBRIO”:

8. “SERRANO SUÑER”:

9. “LA DIVISIÓN AZUL”:

10. “LA GUERRILLA”:

11. “UN ESTADO PRECARIO”:

12. “HIJO DE REY, PADRE DE REY”:

13. “EL AISLAMIENTO INTERNACIONAL”:

14. “UNA IGLESIA ARRAIGADA”:

15. “LOS CATÓLICOS I”:

16. “LOS CATÓLICOS II”:

17. “UN LARGO CAMINO”:

18. “UNA NACIÓN PLURAL”:

19. “LOS ANARQUISTAS”:

20. “LOS SOCIALISTAS”:

21. “LOS COMUNISTAS”:





Memoria de España

23 12 2013

Memoria_De_Espana_Memoria de España es una serie documental producida íntegramente por Radiotelevisión Española en el año 2004, que narra en veintisiete episodios (distribuidos en catorce volúmenes diferentes) la historia del pueblo español desde su origen en la prehistoria hasta los atentados de Madrid del 11M en la Edad Contemporánea. Un reconocido equipo de historiadores y docentes participó en la realización de la serie: Fernando García de Cortázar (Coordinador general y Asesor de Historia Contemporánea), Jaime Alvar (Asesor de Prehistoria e Historia Antigua), Salvador Claramunt (Asesor de Historia Medieval) y Ricardo García Cárcel (Asesor de Historia Moderna).  A partir de hoy, os ofrecemos todos los capítulos de la serie en dos formatos: video y podcast.

 
Capítulo 1: “En el inicio de los tiempos”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/en-inicio-tiempos-memoria-de_md_316624_1.mp3″

 

Capítulo 2: “De Altamira al útil de metal”:

Video:

 Podcast:

http://www.ivoox.com/de-altamira-al-util-metal-memoria-de_md_316626_1.mp3″

 
Capítulo 3: “Tartessos. El reino legendario de Argantonio (siglos VIII – VI a.C.)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/tarteso-reino-legendario-argantonio-s-viii_md_330376_1.mp3″

 
Capítulo 4: “Las grandes potencias se disputan Iberia (siglo VI a.C. – 38 a.C.)”:

Video:

 

Podcast:

http://www.ivoox.com/grandes-potencias-se-disputan-iberia-s-vi_md_344102_1.mp3″

 

Capítulo 5:  “Hispania, un producto de Roma (38 a.C. – siglo III d.C.)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/hispania-producto-roma-38-a-c_md_358691_1.mp3″

 

Capítulo 6: “Del Imperio cristiano a los reinos bárbaros (siglos III – VII d.C)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/del-imperio-cristiano-a-reinos-barbaros-s-iii_md_397289_1.mp3″

 

Capítulo 7: “Islam y resistencia cristiana (siglos VIII – X)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/islam-resistencia-cristiana-s-viii_md_441895_1.mp3″

 

Capítulo 8: “La disgregación del Islam andalusí y el avance cristiano (siglos XI – XIII)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/disgregacion-del-islam-andalusi-avance_md_492632_1.mp3″

 

Capítulo 9: “La Península de los 5 reinos (1236 – 1348)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/peninsula-5-reinos-1213-1348_md_525531_1.mp3″

 

Capítulo 10: “La época de las calamidades (1348 – 1479)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/epoca-calamidades-s-xiv_md_571115_1.mp3″

 

Capítulo 11: “La monarquía de los Reyes Católicos (1479 – 1516)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/monarquia-reyes-catolicos-s-1479-1516_md_642986_1.mp3″

 

Capítulo 12: “América, un nuevo mundo (siglos XV y XVI)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/america-nuevo-mundo-s-xv-s-xvi_md_759352_1.mp3″

 

Capítulo 13: “Carlos V: un monarca, un imperio y una espada (1516 – 1556)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/carlos-v-monarca-imperio-una_md_923281_1.mp3″

 

Capítulo 14: “La España de Felipe II: Un Imperio sin emperador (1556 – 1598)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/espana-felipe-ii-imperio-sin_md_1077736_1.mp3″

 

Capítulo 15: “El Siglo de Oro (Siglo XVII)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/decadencia-politica-del-siglo-oro-s-xvii_md_1328822_1.mp3″

 

Capítulo 16: “Decadencia de un Imperio: Los Austrias menores (1598 – 1700)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/decadencia-imperio-de-austrias-a_md_1367929_1.mp3″

 

Capítulo 17: “La España de los primeros Borbones: Felipe V y Fernando VI”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/nueva-espana-primeros-borbones-16-26_md_1818231_1.mp3″

 

Capítulo 18: “Carlos III y las sombras del reformismo ilustrado (1759 – 1788)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/carlos-iii-sombras-del-reformismo-ilustrado_md_2006518_1.mp3″

 

Capítulo 19: “A la sombra de la Revolución: el reinado de Carlos IV (1788 – 1808)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/a-sombra-revolucion-18-26_md_2164525_1.mp3″

 

Capítulo 20: “La crisis del Antiguo Régimen en España (1808 – 1833)”:

Video:

 

Capítulo 21: “Por la senda liberal: el reinado de Isabel II (1833 – 1868)”:

Video:

 

Capítulo 22: “Viva España con honra: El Sexenio Democrático (1868 – 1874)”:

Video:

 

Capítulo 23: “El regreso de los Borbones: Alfonso XII y María Cristina (1875 – 1902)”:

Video:

 

Capítulo 24: “El reinado de Alfonso XIII (1902 – 1931)”:

Video:

 

Capítulo 25: “Segunda República y Guerra Civil (1931 – 1939)”:

Video:

 

Capítulo 26: “La dictadura de Franco (1939 – 1975)”:

Video:

Podcast:

http://www.ivoox.com/memoria-espana-franco-franco-franco-1-tve_md_1384971_1.mp3″

 

Capítulo 27: “La monarquía de Juan Carlos I (1975-2004)”:

Video:

 





Cine e Historia: “Tierra y Libertad” (1995), de Ken Loach

17 07 2011

Tierra y Libertad es una coproducción hispano-alemana-británica, dirigida por el realizador inglés Ken Loach en el año 1995 e interpretada por el inglés Ian Hart, las españolas Rosana Pastor e Iciar Bollaín y por el americano Tom Gilroy, entre otros. Ken Loach es dueño de un estilo depurado y sencillo como director de documentales y películas. Es heredero inequívoco de las principales tendencias de cine realista europeo y, en mayor medida, del free cinema que se caraterizaba por su realismo, su inconformismo social, su crítica a la burguesía y a la sociedad y por su acercamiento a los seres anónimos de la sociedad y su sentido del humor.

Ken Loach denuncia en su cine los traumas que ocasiona en los seres humanos la vida en las ciudades industriales a pesar de los avances tecnológicos y con sus historias sacude las conciencias de la sociedad contemporánea con el fin de mejorar sustancialmente las condiciones de la clase trabajadora (sobre todo, la británica).

Hay muchas vías para abordar el análisis de la película Tierra y Libertad. Una de ellas es la que nos incita a leer otra vez Homenaje a Cataluña, el libro de George Orwell. Gran parte de la película es, de hecho, una recreación de escenas de esa obra: el ejercicio en la plaza de armas del cuartel Lenin, las trincheras en el frente de Aragón, el rifle que se dispara por la culata, las luchas de mayo en Barcelona.

Por sus contactos con el ILP (International Labor Party), Orwell se unió a la lucha española en 1936 en las milicias del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista, marxistas heterodoxos que en la práctica se aliaron con la CNT y la FAI), y desarrollaron una actividad conjunta en todo el proceso autogestionario de colectivizaciones industriales y agrarias que permitió al escéptico Eric Blair descubrir el “socialismo” concreto, el de una clase trabajadora que estaba haciendo su revolución.

En Tierra y Libertad David, un comunista desempleado de Liverpool, se une al POUM porque es el primer grupo que encuentra tras su llegada a Barcelona. Stafford Cottman, amigo inglés de Orwell en el POUM, en quien se basa el personaje de David, era miembro de la Liga de Jóvenes Comunistas. Cuando David por fin se da cuenta, después de los sucesos de mayo de 1937 en Barcelona, de que los estalinistas están traicionando a la revolución, hace añicos su carnet del partido.

Finalmente, cuando el POUM es declarado fuera de la ley, la milicia de David es disuelta por la fuerza y su comandante es arrestado, seguramente para enfrentarse, como Andreu Nin (principal dirigente del POUM), a la tortura y a la muerte. Orwell hace un recordatorio oportuno de quiénes eran los militantes del POUM: “Los milicianos del POUM eran principalmente miembros de la CNT”. Añade: “Durante los primeros dos meses de la guerra eran los anarquistas, más que nadie, los que salvaron la situación, y mucho después sus milicias eran notablemente los mejores combatientes entre las fuerzas puramente españolas. A partir de Febrero de 1937 los anarquistas y el POUM podrían hasta cierto punto ser agrupados juntos”.

Sin duda, una de las mejores escenas de la película es la toma de un pueblo controlado por los insurgentes. La cámara controlada a mano nos comunica toda la emoción de la lucha callejera y el pánico causado por un cura disparando desde el campanario de la iglesia. Una vez capturado, el cura lo niega, pero en el hombro acusa las contusiones del retroceso del fusil. Es empujado hacia una ejecución sumaria por esto y por haber delatado (rompiendo el secreto del confesionario) el escondite de cuatro jóvenes anarquistas, entre cuyos cadáveres es fusilado.

La terrible belleza revolucionaria de la escena es tan conmovedora como cualquiera de El acorazado Potemkin o de L’Espoir de Andre Malraux, aunque sobre sus cualidades fílmicas exista otro debate que no tiene porque afectar a su significado extrafílmico- No sería la primera vez que una gran tema social no se encuentra correspondido por el talento del director, y viceversa.

Con todo, sus admiradores no olvidaremos fácilmente el momento en que los campesinos, al ver que los fascistas se van, queman las imágenes y pinturas religiosas. Después, los aldeanos y los milicianos del POUM tienen una asamblea para discutir la colectivización, el corazón de la revolución española. Según dice el mismo Loach: “uno de los pocos momentos en la historia de la humanidad en la que se ve al pueblo tomando el control sobre sus propias vidas”, algo que hasta entonces nos habían contado los supervivientes de una historia épica, cuando parecía posible cambiar el mundo de base, y crear una alternativa a la barbarie unificada por el ideario fascista de militares, curas, capitalistas y terratenientes, y contribuir a la liberación de otros pueblos, creando un modelo de socialismo basado en la democracia obrera, o sea puesto al que se decía que existía en la URSS y que se basada en una dominación policíaca que -al decir de Trotsky- convertía el antiguo Estado absolutista casi en un modelo liberal.

Hecha en España pero pensada desde Gran Bretaña, no es por casualidad que la trama empiece y termine en la Inglaterra contemporánea a través de una joven que recoge la humilde herencia de su abuelo: unas cartas, una historia y un puñado de tierra roja.

Al igual que otras de sus grandes películas como Agenda oculta o Riff-Raff, Tierra y Libertad es también un ataque a los valores de la Inglaterra conservadora. No en vano, Loach pasa por ser el “profeta” de la mejor respuesta al neoliberalismo de la era Thatcher y de sus sucesores (Tony Blair) desde la pantalla grande. Nadie ha tenido en este sentido tanta influencia como él.

La película se inicia en un barrio de clase obrera de la ciudad de Liverpool. El anciano David sufre un ataque cardíaco en su humilde hogar y muere en la ambulancia de camino al Hospital. Su nieta, mientras recoge los bienes de su abuelo, halla sus cartas desde España a su novia, luego esposa, donde hay un vaso comunicante, el de la pasión militante. Su lectura introduce las escenas retrospectivas del filme que liga el pasado y el presente. Todo concluye con el entierro de David, el combatiente, cuya vida adquiere de esta manera un cariz subversivo, legendario.

Esto queda patente cuando la nieta lee unas líneas conmovedoras del poeta romántico William Morris. En ella se enfatiza el hecho de que era un trabajador inglés que nunca dejó la lucha para construir lo que Auden llamo “la Ciudad Ideal”, y con ello sentimos el eco de todos aquellos poetas británicos que vieron en la República española su tierra de promisión .

Como el mismo David dice después de la desbandada forzosa de su milicia, sólo unas semanas antes de que la división del emblemático estalinista que se llamó Enrique Lister fuese enviado con la misión de destruir las colectividades en Aragón: “Si hubiésemos triunfado aquí, y se pudo haber hecho, hubiésemos cambiado el mundo”.

El informe de Orwell sobre las milicias del POUM es un registro conmovedor de lo que fue haber estado en Aragón, en “la única comunidad de cualquier tamaño en la Europa Occidental donde la conciencia política y la incredulidad en el capitalismo eran más normales que sus opuestos… Muchos de los motivos normales de la vida civilizada – snobismo, acopio de dinero, miedo al patrón etc. – simplemente habían dejado de existir. La división de clases ordinaria en la sociedad había desaparecido… una comunidad donde la esperanza era más normal que la apatía o el cinismo, donde la palabra “camarada” expresaba camaradería y no, como en otros países, farsante… para la gran mayoría del pueblo socialismo significaba una sociedad sin clases, o no significaba nada” (Capítulo 8). Después de ver la película, los lugares y los rostros de la novela de Orwell cobran un relieve diferente, el cine y la literatura se dan la mano.

La mayor grandeza de Tierra y Libertad radica quizás en su capacidad para articular todo esto, manteniendo la esperanza viva, llegando a la gente más diversa, emocionando especialmente a los que lo vivieron, pero también los que lo oyeron en parientes y camaradas, e incluso encender el imaginario juvenil, tan presente entre el público que siguió esta película hecha contra la corriente y que acabó siendo asimilada por los espectadores.

El filme se hace eco del entusiasmo narrada por aquel Orwell convaleciente en Barcelona, en su carta a su amigo, el también escritor Ciryl Connolly (8 de junio de 1937): “He visto cosas maravillosas y puedo, por fin, realmente creer en el socialismo, lo cual nunca creí antes”.

El día que se alistó en la milicia del POUM, Orwell conoció a un italiano -sin duda un militante trotskista- en el cuartel Lenin de Barcelona. Nunca lo volvió a ver pero se convirtió para él en un símbolo de “la flor de la clase trabajadora europea, asediada por la policía de todos los países, el pueblo que llena los sepulcros de los campos de batalla españoles”, y no fue otra cosa lo que le ocurriría a continuación a una generación de insumisos -entre ellos muchos poumistas- perseguidos por las tropas del eje como judíos y comunistas, y rechazados desde los “maquis” de obediencia estaliniana como “agentes trotskistas”.

Después de esta breve presentación, os animo a ver esta gran película de Ken Loach. Un saludo.





Cine e Historia: “Canciones para después de una Guerra”, de Basilio Martín Patino

26 06 2011

“Canciones para después de una guerra”, de Basilio Martín Patino, es uno de los documentales más representativos de la historia del cine español, realizado de forma casi clandestina en los primeros años de la década de 1970 y prohibido de forma fulminante en vida de Franco, hasta el punto de que no fue estrenado en España hasta la llegada de la Democracia. Basilio Martín Patino muestra magistralmente la España de la postguerra, una época de hambre, represión política y miedo, a través de una mezcla de imágenes y canciones que van cronológicamente desde el final de la Guerra Civil hasta los inicios de la década de 1950.

Para ello, Patino utilizó fotos animadas del desfile de la victoria, de la División Azul y de la Segunda Guerra Mundial, e imágenes de los primeros NO-DO, del Auxilio Social, de las películas de CIFESA…., en un collage atrevido y sonorizado con canciones populares de la postguerra, como “¿Total para qué?”, “Que se mueran los feos”, “A lo loco”, “La vaca lechera” o “La gallinita de papanatas”, que representaban la fórmula popular de escape a la dura realidad de la España de postguerra, y que Patino utilizó para darle otro significado a las imágenes de su documental.

Os recomiendo la visión de este documental para conocer cómo era la España de los años 40. Para ver la película, haced click en el siguiente enlace. La guía didáctica de la película, obra de Miguel Ángel Arroyo, la podéis descargar aquí.





“Los sucesos de Casas Viejas” (enero de 1933)

26 06 2011

Los sucesos de Casas Viejas es el nombre con el que ha pasado a la historia uno de los episodios más importantes y trágicos de la Segunda República Española. Estos sucesos fueron el catalizador de la caída de Manuel Azaña como presidente del Consejo de Ministros, creando un aura de desprestigio de la autoridad gubernamental republicana entre las clases populares.

En enero de 1933, España se encontraba inmersa en una insurrección huelguista de tres semanas de duración, organizada por la CNT, durante la cual se desarrollaron los asesinatos de Casas Viejas que conmocionaron a la opinión pública española contemporánea.

El 11 de enero de 1933 tuvo lugar en la localidad gaditana que actualmente se llama Benalup-Casas Viejas una revuelta protagonizada por un amplio grupo de anarquistas de la CNT, secundando la huelga general revolucionaria convocada por la central sindical a nivel nacional, con la intención de hacer la revolución, para así conseguir llegar a organizarse sin gobierno, atendiendo a su ideología libertaria.

Hicieron reparto de alimentos para los más necesitados, abolición de la propiedad privada, destituyendo al alcalde e intentando tomar el cuartel de la Guardia Civil, donde se encontraban un sargento y tres números. Durante el enfrentamiento hirieron de muerte al sargento y a uno de los números.

Enterado el Gobierno, envió inmediatamente fuerzas de la Guardia Civil y de la Guardia de Asalto, todos ellos al mando del capitán Manuel Rojas que entraron a tiros en el pueblo, incendiaron la casa donde se habían refugiado algunos de los dirigentes de la insurrección, entre ellos Francisco Cruz Gutiérrez, conocido como “Seisdedos”, quien murió calcinado junto a otros vecinos al ser incendiada su choza por la Guardia de Asalto, y luego procedieron a una serie de detenciones: fusilando a participantes, sospechosos, vecinos y a sus familiares aleatoriamente, algunos de los cuales fueron ejecutados tras sufrir tremendas torturas (algunos fueron quemados vivos).

Un testigo presencial, guardia de Asalto, escribió jornadas después de los asesinatos que «allí estuvimos hasta el final de la toma, que fue a las cuatro y cinco de la madrugada que se sintieron los últimos tiros».

Conocidos los hechos en el resto de España, se produjo un gran escándalo periodístico y parlamentario, que conmocionó a la sociedad española. Por 170 votos a favor y 130 en contra, las Cortes aprobaron la creación de una Comisión de investigación sobre los sucesos el 24 de febrero, formada por Manuel Muñoz Martínez, Puig Ferrater, Gabriel Franco, Poza Juncal, Fernando González Uña, Jiménez Asúa, Miguel García Bravo-Ferrer, Lara, Botella y Casanueva. El 15 de marzo la Comisión elaboró un informe definitivo en el que reconocía la existencia de los fusilamientos.

Sin embargo, el Gobierno ganó una moción de confianza el 24 de marzo por 210 votos contra 1. No obstante, este hecho hizo perder mucha popularidad al gabinete de Azaña y, a la larga, sería una de las causas de su caída en las elecciones de noviembre de 1933. El movimiento libertario, además, inició desde entonces un llamamiento social de rechazo hacia la autoridad republicana que caló profundamente entre las clases populares, cada vez más distanciadas de un República burguesa que no cumplía sus anhelos de justicia y equidad social.

El capitán Rojas acusó en el proceso de estar simplemente cumpliendo las órdenes de Azaña, quien había indicado hacer el mayor número de muertos, mediante la frase: “No quiero heridos, los tiros a la barriga”. Sin embargo, en el juicio posterior no se probaron estos comentarios.

El periódico de la CNT describió los hechos como “Fue una razzia de mercenarios de la Legión en un aduar rifeño“. Numerosos periodistas y militantes ácratas, entre ellos Ramón J. Sender, Eduardo de Guzmán y Francisco Ascaso, acudieron días después de los sucesos a la localidad a cubrir la noticia y solidarizarse con los vecinos represaliados.

En julio de 1934, 26 campesinos de Casas Viejas fueron juzgados por los delitos de posesión de armas de guerra y ejecución de actos contra las fuerzas armadas. Diez fueron absueltos y, de los restantes, uno condenado a 6 años de prisión, cuatro a 5 años, dos a 3 años, seis a 2 años y tres a 1 año.

Para más información sobre esos sucesos, podéis ver el magnífico documental de Basilio Martín Patino, “El grito del sur: Casas Viejas”. Este documental, realizado para Canal Sur en 1996 sobre este dramático episodio de la represión republicana sobre el campesinado libertario andaluz, contiene imágenes de un corresponsal británico (Joseph Cameron) y de una película soviética sobre el tema (perdida durante mucho tiempo y recuperada en 1982 en una aldea rusa cercana a Moscú).

1. “El grito del sur: Casas Viejas” (1 de 7):

2. “El grito del sur: Casas Viejas” (2 de 7):

3. “El grito del sur: Casas Viejas” (3 de 7):

4. “El grito del sur: Casas Viejas” (4 de 7):

5. “El grito del sur: Casas Viejas” (5 de 7):

6. “El grito del sur: Casas Viejas” (6 de 7):

7. “El grito del sur: Casas Viejas” (7 de 7):





Cine e Historia: “El verdugo” (1963), de Luis García Berlanga

19 06 2011

El verdugo es una de las mejores películas de Luis García Berlanga y, para muchos, una de las mejores películas del cine español. La intervención decisiva de Rafael Azcona en el argumento consiguió un guión modélico no sólo en cuanto a la construcción, sino también en cuanto a su contenido, más trascendental que en otras ocasiones. Por otra parte, el estilo tremendista y el humor negro que su director imprimió a la película, la conviritieron en mucho más que en una película contra la pena de muerte.

La anulación de la libertad individual por un cúmulo de intereses sociales y cotidianos que impiden cualquier libertad personal convierten la obra de Berlanga en un film de doble adscripción: al tiempo que sirve a la memoria histórica, recordándonos algunos de los elementos más oscuros de la dictadura franquista no demasiado lejanos en el tiempo, la película es un alegato a favor de la libertad individual que nos muestra cómo existieron también otras víctimas de la dictadura franquista: las personas que no podían elegir su destino (como el verdugo, interpretado magistralmente por José Isbert, su hija y su yerno, obligado a continuar el “oficio” de su suegro por miedo a perder su casa), estranguladas por esa red de circunstancias sociales que escapaban al control de unos individuos atrapados en un sistema de justicia y castigo que imprimía las relaciones sociales creadas y de la que muy pocos lograban escapar.

El verdugo se presentó en el festival de cine de Venecia en 1963, en unas circunstancias históricas que explican también el impacto que la película tuvo dentro y fuera de España. En España, Franco acababa de ordenar el fusilamiento del comunista Julián Grimau y la ejecución por garrote vil de los anarquistas Francisco Granado y Joaquín Delgado. Precisamente, el Caudillo era entonces conocido en todo el mundo como “el verdugo”, apodo que cobró actualidad con las protestas internacionales ante dichas ejecuciones. De hecho, Berlanga y el equipo de la película fueron recibidos a pedradas por anarquistas italianos que habían creído que, con ese título, la película era una apología de Franco.

Por el contrario, las autoridades españolas entendieron El verdugo como “la película más antipatriótica y antiespañola que se hubiera visto jamás”, a pesar de su inocente aspecto de comedia. Quisieron incluso impedir su proyección en el festival. El embajador de España en Roma, Alfredo Sánchez Bella, que años después sería ministro de Información y Turismo, hizo cuanto pudo para prohibirla.

“La película me parece uno de los más impresionantes libelos que jamás se hayan hecho contra España; un panfleto político increíble, no contra el régimen, sino contra toda una sociedad. Es una inacabable crítica caricaturesca de la vida española”, proclamó al principio, para más tarde, al comprender que no iba a lograr su objetivo, darle otro giro a su estrategia: “Esta película muestra hasta qué punto son infundados los ataques que se hacen contra el régimen español: se ha dicho que basta cualquier discrepancia para sufrir persecuciones y hasta ser ajusticiados. Pues bien, vean cómo en la España actual se pueden realizar películas como ésta, que no podría tolerar sin protesta ni siquiera el Estado más liberal de cualquier paralelo o meridiano; vean que ni siquiera talento ni originalidad tiene…” Fue entonces cuando Franco dijo en uno de los consejos de ministros la famosa frase sobre el director: “Ya sé que Berlanga no es un comunista; es algo peor, es un mal español”.

La crítica y el jurado del Festival de Venecia dieron la espalda al embajador franquista y se inclinaron ante El verdugo, que recibió el premio de la crítica internacional. Más tarde, fue igualmente premiada en el Festival de Moscú, y obtuvo asimismo el gran premio de la Academia francesa del Humor Negro.

En España, sin embargo, sufrió “bastantes cortes de censura, muy gilipollas algunos”, según comentó Berlanga a Manuel Hidalgo y Juan Hernández Les: “Por ejemplo, cortaron todas las veces que el protagonista hablaba de irse a Alemania, y suprimieron el ruido que hacían los hierros del garrote dentro del maletín del verdugo; también cortaron la escena en que los funcionarios de prisiones preparan el garrote”. Por si fuera poco, Berlanga supo años después que “un exhibidor tuvo que quitar la película de su cine por presiones de las autoridades. Así se explica que estuviera sólo dos semanas en cartel…”.

A pesar de esa persecución, El verdugo obtuvo en España el premio al mejor guión del Círculo de Escritores Cinematográficos, y Emma Penella, el de mejor actriz del Sindicato Nacional del Espectáculo.

La idea de la película le surgió a Berlanga a través de la imagen que le había transmitido un amigo abogado cuando le contó su experiencia en una ejecución real, ocurrida en 1959, la de la última mujer (Pilar Prades Expósito) que fue ejecutada en España: un grupo de personas había conducido a rastras a la víctima, una mujer que se resistía, mientras que otro grupo lo había hecho igualmente con el verdugo (Antonio López Sierra), al que incluso hubo que inyectar un sedante y prácticamente arrastrar hasta el lugar de la ejecución. Gómez Rufo cuenta “que esta imagen le resultó tan cruel a Berlanga, que hizo la película como un alegato contra la pena de muerte”.

Berlanga hubiera querido subrayar más el aspecto de comedia, con José Luis López Vázquez en el papel de verdugo joven, pero exigencias de la coproducción con Italia hicieron que finalmente lo interpretara Nino Manfredi. El resto del reparto, con Emma Penella y el gran José Isbert a la cabeza, respondió a los deseos del autor, logrando con ellos “un óptimo resultado, especialmente de Emma Penella, espléndida de gesto, de voz, de actitud…”.

No os perdáis, si no la habéis visto antes, esta obra maestra del cine español y universal de todos los tiempos. Disfrutad de ella. Aquí tenéis también la guía didáctica de la película, obra de Tomás Valero Martínez.





Cine e Historia: “Bienvenido Mister Marshall” (1953), de Luis García Berlanga

13 06 2011

“Bienvenido Mister Marshall” es la primera película en solitario del realizador valenciano Luis García Berlanga después de su colaboración anterior en la dirección junto a Juan Antonio Bardem en la meritoria “Esa pareja feliz”. En esta ocasión, Bardem acompaña a Berlanga y a Miguel Mihura en la escritura del guión de una de las mejores películas de la historia del cine españo. Los exteriores de la película fueron rodados en la localidad madrileña de Guadalix de la Sierra.

La película de Berlanga es una comedia costumbrista sobre la España de los años 1950. Son los años en que el gobierno de los Estados Unidos puso en marcha el Plan Marshall para reconstruir la Europa Occidental de la posguerra, ayudas de las que España quedó al margen debido al aislamiento internacional dictado por Naciones Unidas en 1946 y que se prolongó hasta los inicios de la década de 1950. Berlanga retrata irónicamente también en la película los acuerdos firmados en Madrid ese año entre los Estados Unidos y España, y que permitieron la instalación de bases militares estadounidenses en España (en Zaragoza, Madrid, Morón y Rota) a cambio de la ayuda económica y del apoyo de los Estados Unidos de América al régimen de Franco para salir de su aislamiento internacional.

La película ofrece también un retrato certero de cómo era la España de comienzos de los años 50, y los personajes representan los tipos más característicos de una sociedad todavía mayoritariamente agraria y rural. Por un lado el poder, representado por el alcalde, el cura y las fuerzas vivas (el boticario, el hidalgo, los comerciantes y la maestra), y por el otro, el pueblo (casi todos agricultores y ganaderos).

La película utiliza una narración en forma de cuento iniciada con la voz en off de Fernando Rey, que es el encargado de introducir y describir el lugar y los diferentes caracteres que habitan el pueblo mediante un retrato soberbio de las singularidades que adornan a cada miembro institucional de la villa.

Desde el punto de vista social, se ha captado la idiosincrasia de los personajes; el hecho de que el alcalde esté algo sordo no es casual, el miedo al Delegado tampoco, que el cura sea algo cotilla, que la maestra esté soltera y necesite la ayuda del listillo de la clase… El papel subordinado de la mujer se refleja en su escasa presencia, y en la breve intervención que por ejemplo tiene la tonadillera (interpretada por Lolita Sevilla).

De gran relieve es el pregón desde el Ayuntamiento, con Pepe Isbert y Manolo Morán en una actuación antológica y divertidísima. El pregón iniciado con la frase: “Como alcalde vuestro que soy os debo una explicación, y esa explicación os la voy a dar porque os la debo” que se repite varias veces, ha pasado a ser una de las citas míticas del cine español.

Con su habitual dominio del ritmo, ingeniosos diálogos, estupendos pasajes oníricos e inolvidables secuencias cómicas engrandecidas por la enorme interpretación de dos grandes e incomparables mitos del cine español, Pepe Isbert y Manolo Morán, por no hablar de geniales intérpretes como Alberto Romea, Luis Pérez de León o Fernando Aguirre, Berlanga construye una magistral obra cinematográfica, extraordinariamente simpática en su continente, pero muy amarga en su representación, mensaje y contenido. Espero que disfrutéis de su visión. Para descargaros la guía didáctica de la película, obra de Tomas Valero Martínez, haced click sobre el enlace de la película.

1. “Bienvenido Mister Marshall” (1953) (1 de 5):

2. “Bienvenido Mister Marshall” (1953) (2 de 5):

3. “Bienvenido Mister Marshall” (1953) (3 de 5):

4. “Bienvenido Mister Marshall” (1953) (4 de 5):

5. “Bienvenido Mister Marshall” (1953) (5 de 5):





Series sobre la Guerra Civil (II)

12 06 2011

La Guerra Civil Española es una serie documental británica producida por John Blake, David Hart y David Kemp para Granada Television, y emitida por Channel 4 en 1983. Fue dirigida por David Hart y John Blake, escrita por Neal Ascherson y James Cameron (con el asesoramiento histórico de Hugh Thomas, Javier Tusell y Ronald Fraser) y narrada por Frank Finlay. La música de la banda sonora, compuesta por Patrick Gowers, fue dirigida por John Williams con el Gabrieli Quartet y Chris Laurence.

La Guerra Civil Española narra la historia de este conflicto en seis episodios con un análisis completo y pormenorizado de todos los acontecimientos que influyeron en el inicio, desarrollo y fin de la contienda, así como las secuelas de la represión que se prolongó durante largo tiempo después de que terminaran las hostilidades en el campo de batalla. Este documental histórico cuenta con el testimonio de muchos de quienes vivieron la guerra y protagonizaron los hechos principales, dando una visión objetiva de la guerra, situándola en su contexto internacional y examinando su trascendencia en la historia de España. Sin lugar a dudas, es la serie más objetiva e imparcial que se ha realizado hasta la fecha sobre nuestra Guerra Civil. Es muy recomendable.

CAPÍTULO 1: EL PRELUDIO DE LA TRAGEDIA (1 de 6):

Con la proclamación de la Segunda República, el 14 de abril de 1931, se abría en España un período democrático cuyos principios quedaban recogidos en la nueva constitución republicana. Contando con un amplio apoyo popular, la República afrontó un ambicioso programa de reformas (el ejército, la educación, el campo, las autonomías) que encontró fuertes resistencias entre los militares, la Iglesia y la oligarquía. La victoria electoral del Frente Popular en febrero de 1936 dio inicio a un período de radicalización política y agitación social. En este clima se produjo, el 18 de julio de 1936, el levantamiento militar que los sublevados llamarían después Alzamiento Nacional. Empezaba la Guerra Civil Española.

Vodpod videos no longer available.

CAPÍTULO 2: REVOLUCIÓN Y CONTRARREVOLUCIÓN (2 de 6):

Durante la Guerra Civil Española la República vivió bajo una crisis permanente, en la que las luchas intestinas no dejaron nunca de estar presentes. El enfrentamiento de los revolucionarios anarcosindicalistas y del POUM con los comunistas y las fuerzas republicanas debilitaron el gobierno constitucional. Mientras que los comunistas postergaban el inicio de una posible revolución al triunfo en la guerra, los anarquistas intentaban compaginar guerra y revolución. Al final, el curso de la guerra, que dio la victoria a los sublevados, frustró las expectativas de unos y otros.

Vodpod videos no longer available.

CAPÍTULO 3: LA GUERRA DE LOS IDEALISTAS (3 de 6):

La Guerra Civil Española no fue tan sólo un conflicto bélico interno, sino que fue un verdadero preludio de la Segunda Guerra Mundial, en el que intervinieron la Alemania nazi y la Italia fascista en apoyo del bando nacional y, de manera menos directa, las potencias aliadas junto con la Unión Soviética en auxilio de la causa republicana. La confrontación ideológica del período de Entreguerras tuvo, pues, su primer estallido en esta guerra. Así, miles de voluntarios se integraron en las Brigadas Internacionales, viendo en la defensa de la causa republicana la ocasión de defender las libertades democráticas.

Vodpod videos no longer available.

CAPÍTULO 4: FRANCO Y LOS NACIONALISTAS (4 de 6):

Francisco Franco tuvo una meteórica carrera militar que lo convirtió en 1926 en el general más joven de Europa. Sirvió al gobierno de la República dirigiendo la represión del levantamiento revolucionario de Asturias, en octubre de 1934, y posteriormente comandó las fuerzas de la Legión. Participó en el pronunciamiento del 18 de julio de 1936 y pronto se erigió en guía y jefe absoluto del bando nacional, colocando bajo su mando, como generalísimo, a todos los ejércitos. La victoria de los nacionales dio inicio a casi cuarenta años de gobierno autoritario que convirtieron el franquismo en la dictadura más larga de Europa durante el siglo XX.

Vodpod videos no longer available.

CAPÍTULO 5: CARA Y CRUZ DE LA REVOLUCIÓN (5 de 6):

El gobierno de la República tuvo que hacer frente a innumerables conflictos entre las distintas ideologías que integraban la defensa del régimen constitucional. La falta de cohesión en los intereses de las fuerzas republicanas, avivada por los enfrentamientos de comunistas, socialistas y anarquistas, facilitó la victoria del ejército nacional en la Guerra Civil Española. Con una ideología común y un ejército unificado y fuertemente apoyado por alemanes e italianos, los nacionales acabaron por aplastar las aspiraciones revolucionarias de la izquierda e instauraron un régimen autoritario que imponía la ideología de los vencedores.

Vodpod videos no longer available.

CAPÍTULO 6: VICTORIA Y DERROTA (6 de 6):

Después de casi tres años de conflicto armado, el 1 de abril de 1939 culminó la derrota de las fuerzas republicanas. Desde entonces, el general Francisco Franco, cabeza del Movimiento Nacional, acumuló en su persona los principales cargos del nuevo Estado. El período inmediatamente posterior al conflicto, conocido como posguerra, se caracterizó en lo económico por la adopción de un sistema autárquico, dentro de un contexto de aislamiento político internacional y de penuria generalizada, y en lo político por la imposición de un sistema autoritario y la represión contra los vencidos. La Guerra Civil Española había abierto en la sociedad española heridas que tardarían mucho tiempo en cicatrizar.

Vodpod videos no longer available.