Nuevo Blog

3 01 2012

Hola, de nuevo. Después de varios meses de ausencia, vuelvo de nuevo al Blog que inicié hace ya un año. El motivo de mi ausencia ha sido que, desde el mes de Julio, he cambiado de destino. En este tiempo, he seguido haciendo cosas relacionadas con las T.I.C. Ahora os muestro el resultado. Durante el último trimestre del año 2011, he estado subiendo materiales a un nuevo blog que he creado para mis alumnos y alumnas de Ciencias Sociales del Instituto de Maella. Si le queréis echar un vistazo, no tenéis más que hacer click sobre la imagen. Feliz año. Un saludo.





El Capa español: Guillermo Zúñiga

6 08 2011

La casualidad ha destapado miles de fotografías, películas, cartas y legajos de Guillermo Fernández López Zúñiga, nombre completo del que se considera el padre del cine científico en España y al que todos conocían como Guillermo Zúñiga (1909-2005).

La familia tampoco podía calcular la dimensión de los reportajes que Zúñiga hizo como reportero durante la Guerra Civil. “Mi padre siempre llevaba una cámara encima, incluso cuando pasó por el campo de refugiados y de castigo francés. Esos eran los documentos de mi padre, y él no era muy comunicador”, explica a este periódico su hija Teresa, quien, a la muerte de su madre, vendió  la casa de sus padres y donó todos aquellos documentos a la Asociación Española de Cine e Imagen Científicos (ASECIC), que su padre creó en 1966.

Guillermo Zúñiga no faltó a ninguno de los grandes acontecimientos de la República en esos años, en parte debido a su cercanía con el PCE y a que puso sus conocimientos cinematográficos al servicio del gobierno de la República. Trabajó en el noticiario España al día, que editaba Laya Films para la Generalitat de Catalunya, que hasta 1939 produjo 135 películas, 27 documentales y unos 108 números de noticiarios. También hizo de realizador, fotógrafo y montador en un nuevo noticiario dedicado a los jóvenes: Gráfico de las Juventudes, cuyo responsable político era Fernando Claudín y cada emisión oscilaba entre siete y diez minutos

En estos momentos se elabora el convenio que deberán firmar herederos, depositarios y Ministerio, y que establecerá cómo gestionar la fuente documental de Guillermo Zúñiga, que quedará dividida en varias partes: en el Archivo General del Estado de Alcalá de Henares la parte fotográfica más amplia, en el Centro Documental de la Memoria Histórica (Salamanca) las imágenes recién adquiridas por 12.000 euros al galerista Tino Calabuig y en el CEME (Centro de Estudios de Migraciones y Exilios) todo el papel.

Para más información sobre el archivo de Guillermo Zúñiga, haced click sobre el siguiente enlace.





El desastre de Annual

22 07 2011

Hoy se cumple el 90 aniversario del desastre de Annual. El desastre de Annual fue una grave derrota militar española ante los rifeños comandados por Abd el-Krim cerca de la localidad marroquí de Annual, el 22 de julio de 1921, que costó la vida a más de trece mil soldados españoles.

La crisis política que provocó esta derrota fue una de las más importantes de las muchas que socavaron los cimientos de la monarquía liberal de Alfonso XIII. Así, los problemas generados por Annual fueron causa directa del golpe de Estado y la Dictadura de Miguel Primo de Rivera.

El origen del desastre militar se remonta a los primeros años del siglo XX. El desastre del 98 puso fin al imperialismo español en el momento en el que el moderno imperialismo de las potencias capitalistas industriales estaba en su apogeo. Tras el reparto de la mayor parte de África, el territorio de lo que hoy es Marruecos era una de las pocas regiones por repartir en el continente. Este hecho provocó importantes tensiones internacionales que están en el origen del camino que llevó a la primera guerra mundial.

Las potencias se reunieron en la Conferencia de Algeciras en 1906 y allí se acordó el reparto de Marruecos entre Francia, que se quedó la mayor parte del territorio, y España que se apoderó de la montañosa franja norte del país (las regiones del Rif y Yebala), que eran las zonas más próximas a las ciudades de Ceuta y Melilla.


Muy pronto aparecieron los conflictos con los indígenas. Las cábilas del Rif se agruparon bajo el liderazgo de diferentes jefes tribales (El Rasuili, Al-Mizzian, Abd-el-Krim). El ejército español, mal pertrechado y dirigido, sufrió importantes reveses desde un principio. El desastre del Barranco del Lobo en 1909, cerca de Melilla, fue un trágico ejemplo.

En 1912, Francia y España pactaron un nuevo reparto de Marruecos para mejor hacer frente a la resistencia de las cábilas rifeñas. Al acabar la I Guerra Mundial, se reiniciaron  las operaciones contra los rebeldes dirigidos por Abd-el-Krim.

El general Berenguer estaba al frente de un ejército mal preparado y equipado. En este ejército destacaban los Regulares, tropas indígenas, y la Legión, fundada por Franco y Millán Astray a imagen de la Legión extranjera francesa.

En el verano de 1921, las tropas españolas de la comandancia de Melilla se embarcaron en una acción mal planificada dirigida por el general Fernández Silvestre. Los choques con las cábilas rifeñas concluyeron con una retirada desordenada y la masacre de las tropas españolas. Se trataba del desastre de Annual y Monte Arruit, que costó más de trece mil muertos, entre ellos la de su comandante en jefe, el general Fernández  Silvestre, y la del general Navarro, jefe de la columna de socorro que fue aniquilada en Monte Arruit.

El desastre de Annual provocó una terrible impresión en una opinión pública contraria a la guerra. Hubo grandes protestas en el país y los republicanos y socialistas se apresuraron a reclamar el abandono de Marruecos.

La presión de la opinión pública llevó a la formación de una comisión militar que investigara sobre los acontecimientos. Su resultado fue el Expediente Picasso (Vol. 1, Vol. 2, y Vol. 3), informe redactado por el General de División Juan Picasso. Pese a las trabas que le pusieron las compañías mineras interesadas en el dominio de Marruecos y altos cargos del gobierno y el ejército, el expediente ponía en evidencia enormes irregularidades, corrupción e ineficacia en el ejército español destinado en África.

El expediente no llegó a suponer responsabilidades políticas ni criminales. Antes de que la comisión del Congreso encargada de su estudio fuera a emitir su dictamen el 1 de octubre de 1923, el 13 de septiembre el general Miguel Primo de Rivera dio un golpe de estado y estableció una dictadura militar. Tras el golpe, como señala Diego Abad de Santillán en el prólogo de la edición publicada en 1972 del Expediente Picasso,

“La misión del dictador se había cumplido; la clausura de las Cortes imposibilitó que se plantease el problema de Marruecos, y el de la responsabilidad de los altos mandos militares, y se salvó la monarquía y se salvó el rey, cuya injerencia en los planes militares de sus adictos como Fernández Silvestre, se había divulgado en todos los ambientes. El expediente Picasso fue olvidado, y los pocos ejemplares impresos del mismo desaparecieron; uno de los salvados es el que se reimprime ahora para que las nuevas generaciones puedan conocerlo y estudiarlo y extraigan del mismo las conclusiones que hemos alentado nosotros antes y después del expediente: que España no tenía nada que ganar y sí mucho que perder en Marruecos con la política de penetración militar”.

Más fotografías del desastre de Annual en este enlace del diario ABC.





Revisionismo histórico y contrarrevisionismo en España

12 06 2011

Se conoce como revisionismo histórico —referido a la reciente historia de España— a la corriente de periodistas, escritores y, también, historiadores que, con presupuestos restauradores de la bibliografía franquista, intentan reescribir la historia del período que comprende la II República, la Guerra Civil y la dictadura franquista.

Pío Moa y César Vidal son sus principales animadores, con éxitos editoriales que han sido ampliamente recogidos por diversos medios de comunicación; principalmente, la cadena de radio COPE y el conglomerado empresarial Libertad Digital (Radio, TV y página Web).

Este seudorrevisionismo cuenta con el apoyo de un grupo de periodistas e historiadores, entre los hay que destacar a los periodistas Federico Jiménez Losantos, José Javier Esparza, José María Zabala, y a los profesores José María Marco, Ángel David Martín Rubio y Luis Eugenio Togores (estos dos últimos, profesores de la Universidad San Pablo-CEU de Madrid). Las obras de este grupo de historiadores habría recibido el apoyo de un prestigioso historiador profesional como Stanley Payne, quien considera la obra del polemista Pío Moa, en concreto su libro Los mitos de la guerra civil, como «el empeño más importante llevado a cabo durante las dos últimas décadas por ningún historiador en cualquier idioma, para reinterpretar la historia de la República y la Guerra Civil». Podéis escuchar la conferencia de Pío Moa, “Origen y crisis de la II República”, en el siguiente audio.

En su conjunto, esta corriente, principalmente mediática, recrea las tesis ya formuladas desde el franquismo y se apoya en historiadores de ese período. Fundamentalmente, en Joaquín Arrarás, que ya en 1937 inició la más extensa y exaltada hagiografía de Franco con su Historia de la Cruzada; en Ricardo de La Cierva, historiador del franquismo; y, por último, en el medievalista Luis Suárez Fernández, presidente de la Fundación Francisco Franco y autor de la biografía de Franco, que aparece en el recientemente publicado Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia.

Entre los argumentos que defienden los “revisionistas” españoles en relación con la historia de España en el siglo XX, cabe destacar los siguientes:

  • Los “revisionistas” parten de una valoración muy positiva del régimen de la Restauración, que habría experimentado, por primera vez desde principios del siglo XIX, un progreso sostenido y acelerado, una prosperidad creciente, nuevas libertades y un gran florecimiento cultural. La responsabilidad del fracaso del sistema de la Restauración recaería, para ellos, en los grupos de oposición al sistema (socialismo, anarquismo y separatismo) en auge desde la crisis del 98; y también en la negativa influencia de los intelectuales (Ortega, Azaña, Maeztu, Prat de la Riba, Unamuno y Ganivet), a los que acusan de traicionar la libertad. Los “revisionistas” no mencionan la importante responsabilidad de los partidos dinásticos (conservadores y liberales) en la existencia de un régimen oligárquico, caciquil y corrupto, ni hacen mención al desastre de Annual ni al protagonismo del rey Alfonso XIII en la deriva del sistema hacia una solución autoritaria, que se consumó cuando entregó todo el poder a un general, Miguel Primo de Rivera, que previamente se había pronunciado en septiembre de 1923 en contra del gobierno legalmente constituido.
  • La II República fue una imposición que se le hizo al pueblo desde posiciones revolucionarias de izquierda. La II República sería, para ellos, un laboratorio donde la izquierda totalitaria internacional y la masonería conspiraron contra la sociedad española.
  • La Guerra Civil habría empezado no en julio de 1936 sino dos años antes, en octubre de 1934, cuando la izquierda socialista de Largo Caballero intentó derrocar a la República en la Revolución de Octubre.
  • La sublevación del Ejército el 18 de julio de 1936 estaba justificada, para ellos, ya que era una respuesta preventiva al caos político y social reinante (atentados, quema de iglesias y conventos, huelgas y ocupación ilegal de tierras) y a un inminente golpe de Estado organizado por el Partido Comunista contra la legalidad republicana. Además, el gobierno del Frente Popular no sería un gobierno legítimo ya que habría llegado al poder como consecuencia de un fraude masivo en las elecciones de febrero de 1936 y habría cometido un “crimen de Estado”, al asesinar miembros de las fuerzas de Orden Público al Jefe de la Oposición en las Cortes (José Calvo Sotelo).
  • Algunos historiadores revisionistas niegan las matanzas perpetradas por las tropas sublevadas en su marcha hacia Madrid, durante el verano de 1936. En su libro Los mitos de la represión en la Guerra Civil, Martín Rubio niega incluso la existencia de la matanza ocurrida en Badajoz en agosto de 1936 y de la que informaron corresponsales extranjeros como Mario Neves o Jay Allen.
  • En cuanto a su visión de la dictadura franquista, se minimiza su brutal represión cuando no se silencia o justifica, no aportando nada nuevo su interpretación de aquella, nada que no se usara ya para adoctrinar a la población durante ese período; eso sí, con el añadido de considerar el actual régimen de libertades como una consecuencia del propio franquismo: «por lo que hace a la dictadura, enfatiza que su victoria en la contienda fratricida salvó a España del comunismo y de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, le proporcionó más de tres decenios de paz interior, activó un proceso de modernización económica sin parangón y sentó las bases para la pacífica transición política a la democracia bajo el arbitraje de la Corona.» (Cristina Cerón Torreblanca, 2007, op. cit., p. 482).

El revisionismo histórico de los Pío Moa, José María Marco o Stanley Payne ha provocado diversas polémicas con historiadores profesionales de izquierda. Y algunos de sus antagonistas le han dedicado incluso tres libros. Francisco Espinosa publicó en 2005 El fenómeno revisionista y los fantasmas de la derecha española, luego reeditado en un volumen misceláneo titulado Contra el olvido. Historia y memoria de la guerra civil.

Ha sido, sin embargo, Alberto Reig Tapia, discípulo de Manuel Tuñón de Lara y catedrático de Ciencia Política en la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona, quien se ha mostrado más beligerante contra el polemista gallego, dedicándole nada menos que dos libros: Anti-Moa y Revisionismo y política. Pío Moa revisitado.

Hoy (2011) comienza a establecerse con rigor la historiografía sobre la II República, la Guerra Civil y el Franquismo, que está formada por miles de libros y artículos realizados por historiadores profesionales españoles y de otras nacionalidades; ese esfuerzo no se ha hecho sin dificultades, ya que todavía hoy en día, parte de la población española se identifica con uno de los dos bandos, que se enfrentaron en la Guerra Civil.

Aunque existe una tendencia a simplificar la historia reciente de España desde el lado opuesto, utilizando como arma arrojadiza el calificativo de «fascista» o «neofranquista», lo cierto es que este «revisionismo histórico», o seudorrevisionismo, alimenta los sentimientos de frustración de todos aquellos que se identifican con el franquismo, bando ganador durante cuarenta años y que hoy se sienten agredidos, principalmente, por la Recuperación de la Memoria Histórica promovida por los nietos de los perdedores de aquella contienda que hoy intentan reivindicar la memoria de sus antepasados y, en muchos casos, recuperar sus cuerpos para darles una sepultura digna.

Para más información sobre este debate, más mediático que historiográfico, podéis ver los siguientes artículos. Para leerlos haced click sobre los enlaces.





Polémica por el nuevo “Diccionario Biográfico Español” de la RAH

1 06 2011

La polémica de la semana en España ha sido la publicación del “Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia”, una magna obra en 50 volúmenes que ha costado cerca de 10 años en concluirse y más de seis millones de euros de financiación pública.

El origen de la polémica ha sido la aparición de algunas voces relacionadas con personajes históricos del siglo XX, como Franco, Varela, Azaña, Muñoz Grandes, Santiago Carrillo y Juan Negrín, entre otros, en las que sus autores (Luis Suárez Fernández, Vicente Palacio Attard, José Martín Brocos Fernández, María Encarnación González Rodríguez, etc) transmitían una interpretación claramente revisionista de la historia de España en el siglo XX. Para que podáis tener una imagen clara de esa polémica, voy a poneros algunas de las opiniones que se han realizado en los medios de comunicación en los últimos días.





“La Guerra Civil en Aragón”

27 05 2011

Aragón TV estrena el domingo 29 de mayo a las 21:15 una nueva serie documental de producción propia sobre la guerra civil. “La guerra civil en Aragón” es una serie de seis capítulos de una hora de duración cada uno, que pretende abordar este episodio de nuestra historia desde un punto de vista objetivo e imparcial.

Su estructura introduce una serie de elementos que lo diferencian de otros productos ya realizados, y a ello se suma el testimonio de aquellos que vivieron en primera persona lo sucedido durante esos días y que tienen un espacio importante dentro de la serie. Esto se completa con la aportación de historiadores y especialistas en los diferentes hitos que se abordan. Entre ellos, se encuentran algunos de los máximos expertos de nuestra Comunidad, como Julián Casanova, Fernando Martínez de Baños, Ángela Cenarro, Luis Germán o Valentín Solano.

Uno de los elementos diferenciadores de “La guerra civil en Aragón” es la ficción que sirve de hilo conductor a la serie. Es la primera vez que Aragón TV se introduce en este género en una producción propia con actores de nuestra tierra. El reparto está encabezado por los nombres consagrados de Luisa Gavasa y Gabriel Latorre, además de rostros más jóvenes como Ibán Naval, Néstor Arnas y el inglés Richard Jordan.

El primer capítulo de la serie tratará sobre los preparativos del golpe y el estallido de la sublevación militar en las tres capitales aragonesas, que se encuadraban dentro de la 5ª División Orgánica, dirigida por el general republicano y masón, Miguel Cabanellas.

La sublevación militar comenzó en Melilla el día 17 de julio. En Aragón, ese mismo día se produjeron los primeros movimientos aunque no fue hasta el 18 cuando comienzan a producirse los hechos decisivos para extender la sublevación o, en su defecto, el intento de sublevación a lo largo del práctica totalidad del territorio de nuestra Comunidad, quedando en similar situación a la del resto de España, dividida en dos bloques antagónicos.

Durante este primer capítulo, se hace un recorrido que, partiendo de las tres capitales, llegará a algunas de las localidades en las que los hechos acaecidos en aquellos primeros días fueron especialmente relevantes como Barbastro, Jaca o Caspe.





Hemeroteca de ABC

19 05 2011

El diario ABC fue fundado en Madrid el 1 de enero de 1903 por Torcuato Luca de Tena y Álvarez-Ossorio. En sus orígenes fue un semanario, aunque se convirtió en un bisemanario el 16 de junio del mismo año y comenzó a distribuirse diariamente a partir del 1 de junio de 1905. El 12 de octubre de 1929 nació el ABC de Sevilla, al que el ABC de Madrid aportó la doctrina, textos e incluso las páginas de huecograbado.

Desde el año de su fundación, el diario ABC ha sido un periódico de ideología conservadora y monárquica. Por sus páginas han pasado los acontecimientos más destacados de la historia de España en el siglo XX.

Entre las señas de identidad formales del periódico destaca el ser editado con grapa, su formato folio, sus artículos de opinión de la tercera página, denominados genéricamente «la tercera», y su magnífico material gráfico (fotografías).

A lo largo del siglo XX ha tenido gran cantidad de columnistas, entre los cuales figuran Valle Inclán, Azorín, José María Pemán, Pedro J. Ramírez, Carlos Luis Álvarez («Cándido»), Jaime Campmany, Julián Marías o César Alonso de los Ríos. Actualmente destacan Antonio Burgos, Ignacio Camacho, Manuel Martín Ferrand, Carlos Herrera, Irene Lozano, Juan Manuel de Prada, Hermann Tertsch y Edurne Uriarte.

Durante la Guerra Civil se dio la paradoja de que las dos redacciones del periódico, las de Madrid y Sevilla, quedasen en bandos contrarios y mantuviesen líneas editoriales enfrentadas.

En la actualidad, el diario ABC tiene una página web en donde podéis consultar la Hemeroteca con todos los números del periódico (en formato pdf) desde 1903 hasta la actualidad. Haced click sober el enlace para acceder a la página.

Hemeroteca de ABC





80 Aniversario de la proclamación de la II República

15 04 2011

Con motivo del 80 aniversario de la proclamación de la II República, el diario Público ha publicado un interesante especial en el que  destacados historiadores españoles, como Josep Fontana y José Luis Ledesma, reflexionan sobre el significado de la II República y los difíciles retos a los que tuvo que hacer frente. Haced click sobre la imagen para ver el especial dedicado a la II República.

El 14 de abril en Madrid





El archivo secreto de Juan Negrín

15 04 2011

El archivo de Juan Negrín se podrá consultar digitalmente en el Centro Documental de la Memoria de Salamanca. La copia digital de los documentos que constituyen el archivo de Juan Negrín, presidente del Gobierno en la II República, será depositada en el Centro Documental de la Memoria Histórica.  El director general del Libro, Archivos y Biblioteca del Ministerio de Cultura, Rogelio Blanco, ha recibido en las Palmas de Gran Canaria la copia digital de estos documentos. Este fondo también pasará a formar parte del Portal del Archivos Españoles (PARES), la plataforma digital del Ministerio donde se difunde el patrimonio documental español. El representante del Ministerio de Cultura dijo que el archivo de Juan Negrín entraña “una documentación señera que se necesita” y destacó que el departamento que dirige “quiere saber todos los nombres de todo lo que sucedió” y, para ello, está habilitando un archivo memorial “que alcanzará a cuatro millones de víctimas de la Guerra Civil y el Franquismo”. Precisó que a los 750.000 nombres de víctimas, que soportaron el exilio, la cárcel, la represión o la muerte, acreditados hasta el momento en este portal, se sumarán en breve otros 820.000, a los que acompañarán en el futuro otros 200.000. Para más información sobre este archivo, haced click sobre la imagen.

Juan Negrín





Los diarios perdidos de Alcalá-Zamora (II)

13 04 2011

El número 1501 de la revista Tiempo revela varios documentos en los que Alcalá-Zamora cuenta cómo negoció con el rey Alfonso XIII su abandono de España en abril de 1931. Haced click sobre la imagen para tener un adelanto de la segunda parte de “Los diarios perdidos de Alcalá-Zamora”.

Salida de Alfonso XIII de España