Cine e Historia: “El verdugo” (1963), de Luis García Berlanga

19 06 2011

El verdugo es una de las mejores películas de Luis García Berlanga y, para muchos, una de las mejores películas del cine español. La intervención decisiva de Rafael Azcona en el argumento consiguió un guión modélico no sólo en cuanto a la construcción, sino también en cuanto a su contenido, más trascendental que en otras ocasiones. Por otra parte, el estilo tremendista y el humor negro que su director imprimió a la película, la conviritieron en mucho más que en una película contra la pena de muerte.

La anulación de la libertad individual por un cúmulo de intereses sociales y cotidianos que impiden cualquier libertad personal convierten la obra de Berlanga en un film de doble adscripción: al tiempo que sirve a la memoria histórica, recordándonos algunos de los elementos más oscuros de la dictadura franquista no demasiado lejanos en el tiempo, la película es un alegato a favor de la libertad individual que nos muestra cómo existieron también otras víctimas de la dictadura franquista: las personas que no podían elegir su destino (como el verdugo, interpretado magistralmente por José Isbert, su hija y su yerno, obligado a continuar el “oficio” de su suegro por miedo a perder su casa), estranguladas por esa red de circunstancias sociales que escapaban al control de unos individuos atrapados en un sistema de justicia y castigo que imprimía las relaciones sociales creadas y de la que muy pocos lograban escapar.

El verdugo se presentó en el festival de cine de Venecia en 1963, en unas circunstancias históricas que explican también el impacto que la película tuvo dentro y fuera de España. En España, Franco acababa de ordenar el fusilamiento del comunista Julián Grimau y la ejecución por garrote vil de los anarquistas Francisco Granado y Joaquín Delgado. Precisamente, el Caudillo era entonces conocido en todo el mundo como “el verdugo”, apodo que cobró actualidad con las protestas internacionales ante dichas ejecuciones. De hecho, Berlanga y el equipo de la película fueron recibidos a pedradas por anarquistas italianos que habían creído que, con ese título, la película era una apología de Franco.

Por el contrario, las autoridades españolas entendieron El verdugo como “la película más antipatriótica y antiespañola que se hubiera visto jamás”, a pesar de su inocente aspecto de comedia. Quisieron incluso impedir su proyección en el festival. El embajador de España en Roma, Alfredo Sánchez Bella, que años después sería ministro de Información y Turismo, hizo cuanto pudo para prohibirla.

“La película me parece uno de los más impresionantes libelos que jamás se hayan hecho contra España; un panfleto político increíble, no contra el régimen, sino contra toda una sociedad. Es una inacabable crítica caricaturesca de la vida española”, proclamó al principio, para más tarde, al comprender que no iba a lograr su objetivo, darle otro giro a su estrategia: “Esta película muestra hasta qué punto son infundados los ataques que se hacen contra el régimen español: se ha dicho que basta cualquier discrepancia para sufrir persecuciones y hasta ser ajusticiados. Pues bien, vean cómo en la España actual se pueden realizar películas como ésta, que no podría tolerar sin protesta ni siquiera el Estado más liberal de cualquier paralelo o meridiano; vean que ni siquiera talento ni originalidad tiene…” Fue entonces cuando Franco dijo en uno de los consejos de ministros la famosa frase sobre el director: “Ya sé que Berlanga no es un comunista; es algo peor, es un mal español”.

La crítica y el jurado del Festival de Venecia dieron la espalda al embajador franquista y se inclinaron ante El verdugo, que recibió el premio de la crítica internacional. Más tarde, fue igualmente premiada en el Festival de Moscú, y obtuvo asimismo el gran premio de la Academia francesa del Humor Negro.

En España, sin embargo, sufrió “bastantes cortes de censura, muy gilipollas algunos”, según comentó Berlanga a Manuel Hidalgo y Juan Hernández Les: “Por ejemplo, cortaron todas las veces que el protagonista hablaba de irse a Alemania, y suprimieron el ruido que hacían los hierros del garrote dentro del maletín del verdugo; también cortaron la escena en que los funcionarios de prisiones preparan el garrote”. Por si fuera poco, Berlanga supo años después que “un exhibidor tuvo que quitar la película de su cine por presiones de las autoridades. Así se explica que estuviera sólo dos semanas en cartel…”.

A pesar de esa persecución, El verdugo obtuvo en España el premio al mejor guión del Círculo de Escritores Cinematográficos, y Emma Penella, el de mejor actriz del Sindicato Nacional del Espectáculo.

La idea de la película le surgió a Berlanga a través de la imagen que le había transmitido un amigo abogado cuando le contó su experiencia en una ejecución real, ocurrida en 1959, la de la última mujer (Pilar Prades Expósito) que fue ejecutada en España: un grupo de personas había conducido a rastras a la víctima, una mujer que se resistía, mientras que otro grupo lo había hecho igualmente con el verdugo (Antonio López Sierra), al que incluso hubo que inyectar un sedante y prácticamente arrastrar hasta el lugar de la ejecución. Gómez Rufo cuenta “que esta imagen le resultó tan cruel a Berlanga, que hizo la película como un alegato contra la pena de muerte”.

Berlanga hubiera querido subrayar más el aspecto de comedia, con José Luis López Vázquez en el papel de verdugo joven, pero exigencias de la coproducción con Italia hicieron que finalmente lo interpretara Nino Manfredi. El resto del reparto, con Emma Penella y el gran José Isbert a la cabeza, respondió a los deseos del autor, logrando con ellos “un óptimo resultado, especialmente de Emma Penella, espléndida de gesto, de voz, de actitud…”.

No os perdáis, si no la habéis visto antes, esta obra maestra del cine español y universal de todos los tiempos. Disfrutad de ella. Aquí tenéis también la guía didáctica de la película, obra de Tomás Valero Martínez.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: