Personajes ilustres de nuestra historia: Práxedes Mateo Sagasta

17 05 2011

Práxedes Mateo Sagasta nació en Torrecilla de Cameros el 21 de julio de 1825. Sagasta era uno de los tres hijos de Clemente Sagasta y Díaz y Esperanza Escolar. Se licenció en Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos por la Escuela de Ingenieros de Caminos en 1849.

Práxedes Mateo Sagasta

Su primer destino fue la jefatura de Obras Públicas de Zamora, donde se le encomendó la construcción de la carretera de Zamora a Orense por las portillas de Padornelo y de la Canda. En 1852 se le encomendó el estudio del ferrocarril del Norte, entre Valladolid y Burgos, con 121 km de trazado.

Sagasta inició su vida política en Zamora, en 1854, donde era Jefe de Obras Públicas. Allí recibió el cargo de presidente de la Junta Revolucionaria de la ciudad, siendo elegido ese mismo año diputado de las Cortes constituyentes.

Con 32 años, en 1857 se le nombró Profesor-Ingeniero de la recién creada Escuela de Ayudantes de Obras Públicas, impartiendo las clases de Topografía y Construcción durante nueve años. Fue nombrado Subdirector en 1858, compaginando la docencia con la actividad parlamentaria. En 1858 volvió a ser elegido diputado permaneciendo hasta 1863.

A partir de 1865 colaboró en actividades revolucionarias con el general Prim, participando en la Sublevación del Cuartel de San Gil en 1866, motín organizado con el objetivo de destronar a la reina Isabel II. Por su participación en la citada revuelta fue detenido, juzgado y condenado a muerte, pero logró huir y exiliarse en Francia. Sagasta fue cesado entonces de su cargo de Profesor de la Escuela de Ayudantes y separado del Cuerpo de Ingenieros de Caminos.

A su vuelta del exilio en 1868, tras la Revolución septembrina, Sagasta pasó a dedicarse plenamente a la actividad política. Se transformó entonces de agitador en estadista, pues durante el Sexenio Revolucionario (1868-74) fue ministro de Gobernación (1868-70, 1871 y 1874) y de Estado (1870 y 1874) y presidió tres veces el gobierno (1870-71, 1871-72 y 1874). Fue uno de los grandes defensores del modelo de Monarquía democrática que se plasmó en la Constitución de 1869.

Durante el Sexenio, encabezó una de las dos ramas en las que se escindió el Partido Progresista, quedando al frente de los constitucionales, mientras Ruiz Zorilla dirigía a los radicales. Sagasta fue también el último jefe de gobierno del Sexenio, desalojado del poder por el pronunciamiento de Martínez Campos en Sagunto que restauró a los Borbones en la persona de Alfonso XII (1874).

Al constituir el régimen de monarquía doctrinaria que se plasmó en la Constitución de 1876, Cánovas del Castillo vio en Sagasta la figura más adecuada para conseguir la unidad de las dispersas fuerzas liberales y turnarse con él en el poder. Ciertamente, en 1875 Sagasta admitió -aunque de mala gana- la restauración de la dinastía histórica; aunque siguió defendiendo hasta 1877 la vuelta a la Constitución del 69.

Luego asumió el marco político establecido y trabajó durante el resto de su vida para reformarlo en un sentido más democrático y progresista. A partir de su Partido Constitucionalista fue logrando la unidad de los demás líderes liberales y progresistas no republicanos, que se unieron en el Partido Liberal Fusionista (1880) y luego en el definitivo Partido Liberal (1885), siempre con Sagasta como jefe de filas.

Desde entonces se turnó en el poder con los conservadores de Cánovas, presidiendo el Consejo de Ministros en 1881-83, 1885-90 (al inicio de la Regencia de María Cristina, el gobierno más largo de la Restauración), 1892-95, 1897-99 y 1901-02 (ya con Alfonso XIII como rey).

Sagasta moderó mucho sus inclinaciones revolucionarias de la juventud, admitiendo no sólo la Constitución conservadora de Cánovas, sino también la manipulación sistemática de las elecciones para turnarse artificialmente en el Gobierno sin considerar la voluntad del electorado (contenido del supuesto Pacto del Pardo con Cánovas, en 1885). Ese mismo año se casó en con Ángela Vidal Herrero con la que tuvo dos hijos.

Pero, al mismo tiempo, introdujo en el régimen innovaciones que le dieron credibilidad y flexibilidad suficientes para sobrevivir hasta 1923: repuso a los catedráticos expulsados de la universidad por sus ideas políticas (1881), amplió la libertad de imprenta (1883), estableció la libertad de asociación que permitió el desarrollo del sindicalismo obrero (1887), reguló el juicio por jurados (1888) y restableció definitivamente el sufragio universal (1890).

Enfrentado frecuentemente con los militares reaccionarios y con los intereses inmovilistas de los plantadores cubanos, Sagasta no consiguió implantar en las últimas colonias españolas (Cuba, Puerto Rico y Filipinas) un régimen de autonomía que evitara la insurrección contra la metrópoli.

Cuando ya era demasiado tarde y la rebelión colonial había estallado, fue llamado de nuevo al gobierno y sufrió el peor de sus tropiezos políticos: al complicarse la situación con la intervención militar de los Estados Unidos en contra de España, Sagasta aceptó ir a una guerra imposible de ganar para evitar que una actitud entreguista pudiera desacreditar al régimen y provocar una nueva revolución.

Tuvo que asumir la derrota y la pérdida de las colonias por el Tratado de París (1898), así como las repercusiones morales, políticas y económicas que la crisis provocó en la metrópoli. Nuevamente en 1901-1902 volvió a ocupar la presidencia del Consejo de Ministros. Murió el 5 de enero de 1903.

Para más información sobre Sagasta y el Partido Liberal en el período de la Restauración, podéis leer los artículos de José Ramón Milán García, Liderazgo nacional y caciquismo local: Sagasta y el liberalismo zamorano, y Sagasta. Teoría y práctica del posibilismo español.

También podéis escuchar la conferencia del profesor Manuel Álvarez Tardío sobre “Sagasta y el liberalismo”.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: