Personajes ilustres de nuestra historia: Gaspar Melchor de Jovellanos

2 05 2011

Gaspar Melchor de Jovellanos nació el 5 de enero de 1744 en Gijón, en el seno de una familia noble, aunque no excesivamente adinerada. Era hijo de Francisco Melchor y de Francisca Jovellanos.

 

Tras cursar sus primeros estudios en Gijón, en 1757 marchó a Oviedo para estudiar Filosofía en su universidad. En 1760, bajo la protección del obispo local, partió hacia Ávila para realizar estudios eclesiásticos. En 1761 se graduó en bachiller en Cánones (Derecho canónico) en la Universidad de Osma (Soria), obteniendo la licenciatura en la Universidad de Ávila en 1763.

En 1764 fue becado en el Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá, para seguir sus estudios eclesiásticos, graduándose de bachiller en Cánones. Allí conoció a Cadalso y a Campomanes. Después de licenciarse ocupó en 1767 la plaza de magistrado de la Real Audiencia de Sevilla. Allí fue alcalde del crimen y oidor en 1774. En 1775 fue uno de los promotores de la Sociedad Patriótica Sevillana, de la que fue secretario de artes y oficios.

Durante este período, además de componer su obra dramática más conocida, El delincuente honrado (1773), Jovellanos entró en contacto con algunos círculos ilustrados, con los que colaboró. El cultivo de la poesía de sensibilidad ilustrada es evidente en composiciones como Jovino a sus amigos de Salamanca o en la Epístola de Jovino a sus amigos de Sevilla .

En 1778 consiguió el traslado a la Sala de Alcaldes de Casa y Corte en Madrid, en parte gracias a la influencia del duque de Alba, a quien había tratado en Sevilla. En Madrid entró en la tertulia de Campomanes, a la sazón fiscal del Consejo de Castilla, el cual le encomendó distintos trabajos que le satisfacieron especialmente, reconociendo en Jovellanos un hombre de amplia formación y reconocida solvencia en el terreno económico.

En 1780 accedió al Consejo de Órdenes Militares. En 1782 formó parte de la comisión que puso en marcha el Banco de San Carlos. Fue miembro de la junta de comercio de la Sociedad Económica Matritense y, desde diciembre de 1784, su director. Redactó diversos estudios sobre la economía española entre los que tiene un singular valor el Informe sobre la Ley Agraria, en la que abogaba por la liberalización del suelo, recogiendo el pensamiento liberal, como medio para reformar y modernizar el agro peninsular.

Plenamente integrado en la vida cultural madrileña, Jovellanos fue miembro de la Real Academia de la Historia (1779), de la Real Academia de San Fernando (1780) y de la Real Academia Española (1781).

Tras la muerte de Carlos III en 1788, al cual dedicó uno de sus discursos más conocidos, el Elogio de Carlos III (1788), se produjo un considerable cambio en la situación política interna, que afectó a los círculos ilustrados.

Jovellanos fue desterrado a Gijón (1790-1798) y, en este período, publicó algunas de sus obras más importantes. En el campo de la economía redactó su Informe sobre el expediente de la ley agraria (1794); y en el de la “política cultural”, su Memoria para el arreglo de la policía de los espectáculos y diversiones públicas y sobre su origen en España (1796).

A finales de 1797, fue nombrado ministro de Gracia y Justicia por Manuel Godoy, pero su visión reformista de los problemas legislativos se enfrentó con las nuevas orientaciones políticas, por lo cual fue destituido al cabo de unos pocos meses.

La persecución contra los ilustrados desencadenada en 1800 provocó su arresto y envío a Mallorca, siendo encerrado en el castillo de Bellver. Durante esta época amplió sus estudios y redactó unas Memorias del castillo de Bellver , así como diversas composiciones poéticas.

Liberado el 6 de abril de 1808, tras el motín de Aranjuez, rechazó formar parte del gobierno de José Bonaparte y representó a Asturias en la Junta Central y desde allí contribuyó a convocar las Cortes.

Tras la instauración de la Regencia, Jovellanos dejó Cádiz y llegó a Muros el 6 de marzo de 1810. Allí permaneció varios meses y escribió la justificación política de su actuación en la Junta Central, Memoria en defensa de la Junta Central, que se imprimió en La Coruña. Tras la marcha de los franceses de Gijón, el 27 de julio de 1811 dejó Galicia y volvió a Gijón, aunque un contraataque francés hizo que tuviera que marcharse una vez más. Jovellanos falleció de una neumonía en el asturiano puerto de Vega el 27 de noviembre de 1711.

Para más información sobre la vida de Gaspar Melchor de Jovellanos, podéis ver el siguiente video:


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: