Personajes ilustres de nuestra historia: Marco Ulpio Trajano

24 04 2011

Marco Ulpio Trajano nació el 18 de septiembre del 53 d. C. en la ciudad de Itálica, a escasos kilómetros de Hispalis (Sevilla), en la provincia romana de Baetica. La ciudad fue fundada en el año 206 a.C. y poblada por legionarios heridos de origen itálico que habían participado en la IIª Guerra Púnica. Desde su fundación, el estatuto jurídico de la ciudad fue el de colonia Latina. Posteriormente, en el año 45 a.C., Itálica obtuvo de Julio César el status jurídico de municipium civium Romanorum, posiblemente como recompensa por el apoyo de la ciudad en la guerra civil que sostuvo contra Pompeyo y sus hijos.

Marco Ulpio Trajano

Parece ser que su familia no era patricia. La patria de los Ulpios era Itálica, donde sus antepasados se habían asentado a finales del siglo III a. C. Esto indica que el origen italiano era de proverbial importancia, pero recientemente se ha señalado convincentemente que los antepasados de la familia eran nativos, siendo Trajano el Viejo en realidad un Traius adoptado por la familia de los Ulpii. El propio Trajano no era más que uno de los muchos y bien conocidos Ulpios (Ulpii) en una serie que continuó mucho después de su propia muerte.

Su hermana mayor fue Ulpia Marciana y su sobrina era Salonia Matidia. Su madre era Marcia y su padre, Marco Ulpio Trajano, un prominente senador y general, que había sido uno de los seguidores más importantes de Vespasiano tras la muerte de Nerón.

Como su padre, Trajano era fiel a la casa de los Flavios. Hombre joven y trabajador, ascendió por méritos en la escala del ejército romano, sirviendo en algunas de las partes más duras de la frontera imperial, en diversos lugares del Imperio, desde su nativa Hispania hasta Siria, el Danubio y Germania. En 76–77, el padre de Trajano fue gobernador de Siria (Legatus pro praetore Syriae). Allí, con 24 años, Trajano tuvo el mando de una legión.

Siguió las diversas etapas del cursus honorum senatorial ordinario; fue cuestor, pretor y legado. Esto le dio la posibilidad de adquirir cierto conocimiento sobre las fronteras y la vida del soldado, primero, y de los oficiales, después. Destacó en el ejército romano en tiempos de Domiciano. Fue tribuno militar (tribunus legionis) en Siria, y legado de la legio VII Gemina en Hispania, con efectivos de la cual aplastó con éxito en Germania la revuelta de Antonio Saturnino en 89. Más tarde cónsul el año 91, junto con Manio Acilio Glabrión). En torno a ese año, llevó consigo a Apolodoro de Damasco a Roma.

En el año 96 se convirtió en gobernador de Germania, prestando servicio en la frontera germana, una de las más problemáticas del imperio, a lo largo del río Rin. Residió en Maguncia y Colonia (Alemania). Tomó parte en las guerras del emperador Domiciano contra los pueblos germanos, y era conocido como uno de los mejores comandantes del imperio cuando, en el año 96, fue asesinado Domiciano.

El 18 de septiembre, Nerva sucedió a Domiciano. Era un senador viejo y sin descendencia que resultaba muy impopular en el ejército y necesitaba hacer algo para obtener su apoyo.Después de un breve y tumultuoso año en el poder, una revuelta de miembros de la Guardia Pretoriana obligó a Nerva a adoptar al muy popular Trajano, entonces gobernador de la Germania Superior, como heredero y sucesor, en la primavera o el verano de 97, prefiriéndolo a Marco Cornelio Nigrino Curiacio Materno.

El emperador le hizo participar en su gobierno. Su rápido ascenso se debió a diversos motivos: Nerva estaba en dificultades por una revuelta de los pretorianos, y el viejo grupo de senadores, no comprometidos en los últimos tiempos de Domiciano, pudo haber considerado oportuno el ascenso de un buen general, de nobleza reciente, pero sólida, popular, y sobre todo al frente de las legiones más cercanas a Italia.

Además, es posible que otros miembros de élites ibéricas, Lucio Licinio Sura sobre todo, luego elegido por Trajano como sucesor suyo en la Germania Superior, hubiera tenido un peso en el ascenso. Según la Historia Augusta, fue el futuro emperador Adriano quien llevó a Trajano la noticia de su adopción. Nerva murió inesperadamente el 27 de enero del 98, y su muy respetado hijo adoptivo, Trajano, le sucedió sin incidentes. Trajano se mantuvo cerca de las fronteras del Rin y del Danubio. Con el gobierno terrorífico de Domiciano aún reciente, fue recibido con los brazos abiertos por el Senado y por el pueblo de Roma.

La figura de Trajano fue considerada por la historiografía romana como la del Optimus Princeps (“el mejor de los primeros”), y su actitud de respeto por el Senado y por la tradición, así como su eficaz gestión de gobierno, le valieron la admiración de sus contemporáneos. Mejoró la Administración imperial, realizó numerosas obras públicas y, consciente del declinar demográfico del imperio, instauró diversas iniciativas tendentes a paliar sus efectos, protegiendo a las familias numerosas y a los huérfanos.

Mapa del Imperio Romano en tiempos de Trajano

Sin embargo, es recordado, sobre todo, por sus campañas militares, que llevaron las fronteras del Imperio Romano hasta su punto de máxima expansión. Tras dos intensas campañas, la primera entre el 101 y el 102 y la segunda entre el 105 y el 107, las legiones consiguieron quebrar la resistencia del reino dacio del rey Decébalo. Ocupada Dacia, que fue repoblada por colonos, Trajano llevó a cabo una importante reorganización del limes antes de pasar a la ofensiva contra el enemigo tradicional de Roma en Oriente, los partos.

Columna de Trajano en Roma

En el 113, un nutridísimo ejército romano inició el ataque, que lo llevaría a ocupar toda la Mesopotamia y conquistar ciudades como Babilonia y Ctesifonte, para llevar las armas de Roma hasta el golfo Pérsico. Estos límites territoriales resultaron más difíciles de conservar que de conquistar, hasta el punto de que una rebelión judía y el continuo hostigamiento por parte de los partos de Cosroes obligaron a Trajano a evacuar el sur de Mesopotamia.

Enfermo, el emperador murió en Selinonte (hoy desaparecida, en la isla de Sicilia) en el año 117 durante su regreso a Roma. Dejó como heredero a su sobrino segundo Adriano. Con él se inició una costumbre que se mantendría durante la época de los Antoninos, por la cual, el emperador designaba un sucesor, a quien adoptaba, entre los aspirantes más cualificados.

Para más información sobre la vida de Trajano, podéis ver este documental de RTVE: “Trajano, emperador de Roma”:

1. “Trajano, emperador de Roma: De la Bética a la Corte de los Césares” (1 de 3):

2. “Trajano, emperador de Roma: Una nueva provincia, un nuevo Imperio” (2 de 3):

3. “Trajano, emperador de Roma: Del campo de batalla al Olimpo de los Dioses” (3 de 3):

Enlace de la tercera parte de “Trajano, Emperador de Roma”


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: