Personajes ilustres de nuestra historia: Francisco Giner de los Ríos

22 04 2011

Francisco Giner de los Ríos nació el 10 de octubre de 1839 en la ciudad de Ronda en el seno de una familia acomodada, lo cual le permitió tener una formación universitaria.

Estudió Filosofía en Barcelona y Granada, trasladándose a Madrid en 1863, donde entró en contacto y recibió la influencia del profesor Julián Sanz del Río, introductor en España del ideario krausista (de Karl Christian Friedrich Krause, 1781–1832); desde entonces se situaría en el centro del núcleo krausista madrileño (junto a Salmerón, Moret, Azcárate, Labra…), que tanta influencia habría de tener sobre el pensamiento y la acción de los liberales españoles. Dicha escuela defendía un ideal racionalista de armonía social basado en la reforma ética del individuo a través de la educación, para sustentar un Estado verdaderamente liberal.

Obtuvo la cátedra de Filosofía del Derecho y de Derecho Internacional de la Universidad de Madrid en 1867, que abandonó a los pocos meses en protesta por los ataques del Gobierno a Julián Sanz del Río. Volvió a su cátedra tras el triunfo de la Revolución de septiembre de 1868. Su carácter profundamente crítico, sus modos de enseñar y su ilimitada ilusión docente convertieron a Giner en una de las figuras obligadas del Madrid universitario.

Tras la restauración de la Monarquía en 1875, Giner no dudó en enfrentarse abiertamente a ciertas ordenanzas atentatorias contra la libertad de cátedra que habían sido adoptadas por el Ministro de Fomento, Marqués de Orovio, en 1875.

Como consecuencia de sus opiniones contrarias a las disposiciones del gobierno fue expulsado de su cátedra, junto con amigos y discípulos, buena parte de los cuales compartieron desde ese instante los sueños transformadores de Giner de los Ríos. A raíz de los acontecimientos anteriores, puso en marcha una de las iniciativas que más han influido en la educación española: la fundación de la Institución Libre de Enseñanza (ILE) en 1876.

Desde ese instante y hasta el final de sus días, don Francisco Giner de los Ríos se dedicará en cuerpo y alma a poner en práctica las líneas pedagógicas que definen la Institución: formación de hombres útiles a la sociedad, pero sobre todo hombres capaces de concebir un ideal; coeducación y reconocimiento explícito de la mujer en pie de igualdad con el hombre; racionalismo, libertad de cátedra y de investigación, libertad de textos y supresión de los exámenes memorísticos. En una palabra, una Escuela activa, neutra y no dogmática, basada en el método científico, que abarca toda la vida del hombre y que pretende la formación de hombres completos, abiertos a todos los ámbitos del saber humano. Giner opuso la libertad a la autoridad.

Giner de los Ríos fue repuesto de nuevo en su cátedra al llegar al poder los liberales de Sagasta (1881). La Institución Libre de Enseñanza, bajo la dirección de Giner, continuó su andadura como modelo de calidad de enseñanza, no tardando en adquirir renombre nacional e internacional. Giner de los Ríos falleció el 17 de febrero de 1915 en Madrid.

Fundaciones de la ILE fueron el Museo Pedagógico Nacional, las Colonias Escolares, la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (futuro germen del CSIC), la Residencia de Estudiantes de Madrid, la Dirección General de Primera Enseñanza, las Misiones Pedagógicas, etc.

Esos eran los sueños de Giner y su contribución a la consecución de un país de personas libres dirigidas por personas íntegras, cultas y capaces. Aunque la nómina de personalidades, alumnos y profesores en algún momento relacionados con la ILE o formados directamente en ella sería interminable, basten los nombres de Manuel Azaña, Julián Besteiro, José Ortega y Gasset, Federico García Lorca, Salvador Dalí, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Luis Buñuel, Miguel de Unamuno, Fernando de los Ríos o Pere Bosch Gimpera, para comprender la trascendencia que la iniciativa de este rondeño ha tenido en la historia reciente de España. Es un personaje clave por su influencia sobre los ideales ilustrados liberales, en el sentido francés (radical-laico), que sirvieron a la minoría intelectual republicana y, más tarde, a la izquierda revisionista.

Tras la guerra civil española todo lo que tenía que ver con Giner, por su corriente de pensamiento, fue prohibido por el régimen franquista, lo que ha hecho que se perdiera gran parte de su obra. Durante la dictadura la enseñanza pasó a estar controlada por el régimen franquista, haciendo que la mayoría de los seguidores de Giner desaparecieran. No obstante, algunos colegios (como el Colegio El Viso, fundado por Josefina Aldecoa en 1959) recuperaron los principios pedagógicos de Giner, adaptándolos a los nuevos tiempos.

Para los interesados en profundizar en la vida y obra de Francisco Giner de los Ríos, podéis ver el siguiente video:


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: